Realizar operaciones como transferencias de fondos, consultas de saldo o compras, se han vuelto actividades cotidianas en nuestro día a día. Sin embargo, gracias a las facilidades que nos ofrece el uso del internet, estas transacciones se han vuelto mucho más prácticas y rápidas de ejecutar, pasando de formar largas y tediosas filas en agencias bancarias y establecimientos comerciales a utilizar los servicios en la web y apps móviles que nos permiten manejar nuestras finanzas desde cualquier lugar.

Esto nos da la posibilidad de ahorrar tiempo y energía e invertirlas en otras tareas más exigentes. No obstante, en vista de que se han popularizado muchas operaciones financieras en internet, corremos el riesgo de estar expuestos a posibles ataques cibernéticos, debido a que la red está llena de vulnerabilidades de seguridad, por lo que debes mantenerte preparado y alerta para evitar que estos desafortunados eventos te ocurran.

Por esta razón, queremos compartirte una serie de recomendaciones que puedes aplicar para reforzar tu seguridad cada vez que realices acciones financieras tan simples como una transferencia de dinero.

Fraudes más comunes por internet

Lo primero que debes tener en cuenta para proteger tus fondos y datos personales es conocer los tipos de fraudes que los estafadores online suelen cometer. Para que tengas una idea más precisa de cómo actúan, a continuación, te mostraremos 4 de los engaños y estafas en línea que los ciberdelincuentes practican con frecuencia en la web.

1. Phishing

Es una táctica que opera mayormente por medio de correos electrónicos en los que el ciberdelincuente se hace pasar por entidades bancarias o instituciones importantes, solicitando información personal de la víctima, así como otros datos privados como contraseñas de la cuenta bancaria, número de tarjeta, entre otros.

El propósito de esta actividad es conseguir la mayor cantidad de datos personales y bancarios posibles para luego utilizarlos de forma fraudulenta. Estos estafadores se encargan de suplantar de manera impecable la identidad de las entidades bancarias reales, haciendo que el usuario confíe plenamente y facilite la información sin ninguna objeción. Para evitar que esto te suceda, debes llamar o ponerte en contacto con tu agencia bancaria para verificar si han solicitado información o no.

2. Smishing

Este método es similar al anterior, con la diferencia que las acciones son realizadas vía mensajería de texto, ya sea SMS o WhatsApp. El Smishing puede ser ejecutado en dos modalidades distintas, una que se produce con la descarga de un malware, por el que el hacker puede acceder a los datos y archivos de la víctima y otra en la que redireccionan al usuario a un sitio web fraudulento en el que una vez que accede, los ciberdelincuentes pueden robar la información personal para llevar a cabo su delito.

Por lo general, los estafadores suplantan entidades de reconocido prestigio tales como compañías telefónicas, empresas de suministros eléctricos, entre otros. Por lo que debes permanecer atento y chequear que los números de contacto sean verídicos, y, en caso que detectes algún movimiento sospechoso no dudes en reportarlo.

3. Soporte técnico falso

Se trata de un mensaje de alerta que aparece al ingresar en ciertas páginas web, indicando que el dispositivo (ordenador, smartphone o tablet) se encuentra infectado por un malware que puede eliminar los datos o dejar inoperativo el equipo, y para evitar que esto ocurra, el propio sistema facilita un número telefónico o un link hacia otra página en la que el usuario puede recibir “ayuda técnica” para acabar con el virus.

Una vez que la víctima se pone en contacto con el supuesto servicio de soporte, se le pide que descargue una app para acceder al equipo de forma remota, y es así como terminan tomando el control del dispositivo y roban toda la información que necesitan.

Es importante mencionar que, en algunas ocasiones, el hacker puede exigir un pago vía transferencia por el servicio facilitado y el importe reclamado tiende a ser desorbitado. Sin embargo, lo más alarmante es que muchas veces la avería del equipo es real, debido a que el ciberdelincuente instala el virus para asegurarse de cobrar su tarifa. Es por ello que debes evitar ingresar a sitios web de dudosa procedencia.

4. SIM swapping

El SIM swapping corresponde a un tipo de delito cibernético en el que se duplica la tarjeta SIM de la víctima a través del uso de documentación falsa, lo que le permite al ladrón tomar el control del dispositivo móvil y recaudar toda la información almacenada para llevar a cabo sus estafas.

Esta estrategia fraudulenta opera mediante la ingeniería social, la búsqueda de datos ya almacenados de las víctimas anteriores o el phishing. Una vez que el hacker posee los códigos de acceso a la banca online del usuario, se pone en marcha un plan para obtener el duplicado de tarjetas SIM en establecimientos oficiales; lo cual es posible falsificando los documentos de identidad. Con ello logran anular la tarjeta SIM auténtica y activan el duplicado obtenido de forma ilícita.

Cuando el delincuente finalmente consigue la nueva tarjeta SIM, puede ingresar a las cuentas bancarias y realizar transferencias de dinero de las mismas. Para combatir este tipo de fraude debes mantenerte en contacto con tu compañía telefónica e informar sobre lo ocurrido.

Revisa la cuenta antes de enviar dinero

Puede parecer obvio, pero antes de enviarle dinero a alguien, debes verificar tu cuenta y asegurarte de que todo esté en orden, que tus fondos sean los que calculaste que tenías y que no haya ningún contratiempo.

De igual manera, debes cerciorarte de que la cuenta a la que planeas hacer la transferencia corresponde a una entidad bancaria real y legítima, de forma que no existan fisuras de seguridad que puedan hacerse con tus datos personales y bancarios para luego cometer delitos con ellos.

Checa tu conexión a internet

Debes saber que no todas las conexiones a internet son seguras y menos para realizar transacciones bancarias. Muchas personas cuando están en la calle por querer ahorrar datos prefieren conectarse a redes wifi públicas como las que se encuentran disponibles en los restaurantes, bares, aeropuertos, estaciones de tren o cualquier otra.

Lo que sucede con este tipo de conexiones es que generalmente son vulnerables y fáciles de quebrantar, ya que todo el mundo tiene acceso a ellas, convirtiéndose en un blanco ideal para los ciberdelincuentes.

Por tanto, si buscas enviar dinero desde tu dispositivo, procura conectarte a una red confiable como el wifi de tu casa o simplemente utilizar la red de tu compañía telefónica contratada, de lo contrario estarías corriendo un riesgo de robo innecesario.

Evita app modificadas

Descargar aplicaciones desde sitios de terceros es otro de los errores comunes que los usuarios cometen en internet. Cuando instalas una app modificada corres el riesgo de poner en peligro tu seguridad virtual, puesto que la descarga podría contener un malware destinado a robar tu información personal y datos bancarios.

Es por ello que debes evitar habilitar este tipo de apps y en su lugar utilizar las que se encuentran en las tiendas oficiales, donde cada aplicación pasa por un minucioso control antimalware. Asimismo, en caso que desees realizar una transferencia bancaria en una plataforma web, debes asegurarte de ingresar al sitio correcto y no acceder mediante un enlace externo, ya que podría tratarse de una táctica phishing.

Swap, tu dinero en un solo lugar

Con Swap puedes asegurarte de que tanto tu dinero como tus datos personales están 100 % protegidos en un solo lugar. Esta aplicación te ofrece servicios de transferencias, consultas de saldo, recepción de fondos y más, otorgándote el control completo de tus finanzas para que puedas gestionarlas a tu gusto.

Swap cuenta con un sofisticado sistema de seguridad en el que toda la información sensible pasa por un proceso de tokenización, que protege tus datos en cada pago que envías, haciendo que viaje un token y no tu información. La plataforma opera con los sistemas antifraudes más robustos de la industria, encriptando tus datos.

Para autorizar tus pagos, la app utiliza el desbloqueo por huella digital, reconocimiento facial o un número secreto que solo tu conoces. Por lo que cada vez que realices una operación recibirás un correo electrónico de confirmación. Su descarga es gratuita y puedes instalarla en dispositivos con iOS y Android.